Colored-Cross-Matara-Transparent_edited.png

Vida Contemplativa

3dea5902-c882-4d69-9f86-ef6cac8047ad.jpg

“La religiosa contemplativa sube al calvario y allí se inmola por las almas. El amor la crucifica, muere para sí misma y para el mundo. Se sepulta, y su sepultura es el Corazón de Jesús; y de allí resucita, renace a nueva vida y vive espiritualmente unida al mundo entero”.

(Santa Teresa de los Andes)

La vocación contemplativa

¿Qué es la vocación contemplativa?

A lo largo de la historia del cristianismo, la llamada de Cristo a vivir su modo de vida según los consejos evangélicos de pobreza, castidad y obediencia ha encontrado resonancia en muchas almas, que respondiendo generosamente, entregaron sus vidas al amor de Dios y del prójimo. Cada Servidora del Señor y de la Virgen de Matará quiere ser una huella concreta que la Trinidad deja en la historia para que todos los hombres descubran el atractivo y la nostalgia de la belleza divina.

rtr.jpg

Vivir para Dios por medio de una entrega total, en la búsqueda continua del “unum necessarium”, dando testimonio de lo trascendente, esta es la vida contemplativa, una vida sencilla de oración, trabajo y penitencia.

5-Adoracion.jpg

Debemos esforzarnos por vivir una vida de virtudes, especialmente para que brille en nosotros la obediencia, la pobreza y la humildad. Vivir totalmente para Dios no es otra cosa que vaciarnos de nosotros mismos, de todo lo que no es Dios. "Estáis muertos, pero vuestra vida está escondida con Cristo en Dios" (Col 3, 3). Somos esposas de Cristo y madres, madres de muchas almas, y el Buen Dios se sirve de nuestra entrega, de nuestra inmerecida vocación para la salvación de las almas.

IMG_2385.JPG

Toda la vida de los religiosos debe ordenarse a la contemplación como elemento constitutivo de la perfección cristiana; sin embargo, “…es necesario que algunos fieles expresen esta nota contemplativa de la Iglesia viviendo de modo peculiar, recogiéndose realmente en la soledad…” (Venite Seorsum, 1). En esta perspectiva las monjas contemplativas son testigos de lo trascendente, pues proclaman con su vocación y género de vida que Dios es todo y que debe ser todo en todos (1 Cor. 15, 28). La vida contemplativa es signo de la unión exclusiva de la Iglesia-Esposa con su Señor, profundamente amado. (Vita Consecrata, 59). Las contemplativas buscan vivir y practicar las virtudes a semejanza del Verbo, que cumplió perfectamente la voluntad del Padre, escondido durante treinta años en Nazaret.
Dentro de la finalidad de nuestra Familia Religiosa del Verbo Encarnado, evangelizar la cultura prolongando así la Encarnación, las contemplativas del Instituto femenino, con su vida, quieren fundar toda la obra del Instituto en lo único necesario (Lc. 10, 42).  Por eso, están a la vanguardia de todas las obras de apostolado del Instituto, ya que con su vida de oración y penitencia obtienen del Señor las gracias necesarias para la salvación de muchas almas: “Los Institutos de vida contemplativa tienen importancia máxima en la conversión de las almas […] porque es Dios quien, por la oración, envía obreros a su mies, abre las almas de los no cristianos para escuchar el Evangelio y fecunda la palabra de salvación en sus corazones” (Ad gentes, 40). Así las contemplativas se ofrecen con Jesús por la salvación del mundo, y se convierten en madres espirituales de tantas almas y en apóstoles incansables de Cristo.

IMG-20210206-WA0031.jpg

Una Contemplativa de la Familia Religiosa del Verbo Encarnado también tiene la misión de estar a la vanguardia del Instituto, rezando por las misiones y los misioneros, especialmente por los sacerdotes. Además, cada Casa Contemplativa reza por una intención particular, como por ejemplo: la vida, las familias, la unidad de la Iglesia, los obispos, la fidelidad de los Institutos Religiosos al propio carisma.

tl (1).jpg

¿Qué hace una contemplativa?

"Las monjas consagrarán a la Santísima Virgen María especialmente el día sábado para rendirle culto y

expresar comunitariamente

el amor que le profesan".

(Regla Monástica)

20201129_122927-1.jpg